Rodrigo Canales ataca de nuevo

El creador de “Pan Tostado” (2003) y “Selección Natural” (2006), y director de la polémica “Insultos al público” (2007), vuelve al escenario con una propuesta que profundiza en la ruptura de la teatralidad y amplía los límites de lo posible.

Besar“Besar” transita por la marginalidad del arte y de la sociedad, una marginalidad invisible pero común a todos, recogiendo aquellos momentos, pensamientos y acciones que parecieran no importar. La pieza es una sucesión de cuadros que funcionan por acumulación en la cabeza del espectador, es un experimento escénico que cambia constantemente de perspectiva, es la primera acción de intercambio, un efecto de amor, un error, un símbolo de traición. “Besar” se autodefine como un espectáculo imperdible, asqueroso y profundamente rasca. Es una obra sólo para valientes, que se interna en el exceso: al plantear la deconstrucción en todas las etapas de creación, al potenciar los conflictos entre los mismos mecanismos de producción escénica, la obra se va desmembrando constantemente, hasta llegar a los límites de la atomización.

El montaje de esta obra, trabajar con este texto, implica un desafío de búsqueda autoral, de voz propia, de parte de cada uno de los integrantes. Las palabras propuestas por el autor y director del montaje, corresponden sólo a una de las posibilidades de ser dichas.

“Besar” se estructura en base a cuadros en apariencia independientes y voces que arman un friso donde se evidencian los mecanismos de relación, establecidos por el mercado y la tecnología, entre los individuos. Al mismo tiempo, se produce una grieta desde el mismo texto, donde otro mecanismo es develado: la obra, lo escrito y lo escenificado, se opone a su representación. “Besar” es la representación del conflicto que se produce entre una idea y su independencia, entre una voz y su puesta en escena. “Besar” y las palabras que la componen, es un texto fragmentado en sus intenciones, lleno de sarcasmos e ironías que desconfían, ante todo, de su propio autor. Un hombre, un sujeto, el deseo de un teléfono nuevo, un estúpido proyecto de película, un viejo con las mejores intenciones adentro de un vagón de metro, se mezclan, se cruzan, se contaminan y pervierten con una obra que se niega a ser interpretada, con actores atrapados, con autores distraídos. Aquí no hay principio ni final, no hay historias, no hay ficciones. En “Besar” sólo viven hombres prisioneros de una vida normal, actores corrientes. Todo tiende a una normalidad abrumante. Ahí vive el conflicto.fotografía: Rodrigo Canales

“besar”

escrita y dirigida por rodrigo canales

elenco: ana corbalán, claudio rojas, paz blanco y jugo

dónde: espacio la bodega (climatizado). madrid 836, santiago.